Lo podemos revertir:
el 90 % de los casos
se puede prevenir.